28/7/14



¿Y ahora qué? Ahora coge aire. Coge todo el aire de esta ciudad porque te aseguro que lo vas a necesitar. El miedo viaja siempre en primera clase, no lo olvides. Lo jodido del asunto es cuando el miedo es tu compañero de asiento y tú ni siquiera has comprado ese billete. ¿Quién te ha mandado embarcarte en este viaje? ¿Dónde está la salida de emergencia? Alguien ha robado el martillo que rompe los cristales y tú solo piensas en si saltar directamente por la ventana es la mejor solución. Pero no, acomódate porque el trayecto es largo. Tu solo quieres ser feliz, ¿verdad? Pagar un alquiler. Comprar un juego de tazas para el desayuno. Despertarte todas las mañanas junto a la persona que quieres. Tender una lavadora y secar tus penas al aire. Salir todas las mañanas a trabajar. Volver a casa, encender la televisión y mirar el maldito gotelé de la pared hasta que una voz te susurre que la cena está lista. Abrir una botella de champagne aunque sea martes y hacer el amor aunque sea miércoles. Voilà. Parece fácil, ¿no? Sigue cogiendo aire porque el viaje tiene curvas y ojalá todas tuvieran nombre de mujer y no condujeran a un abismo. Puede que te bajes antes de tiempo o puede que aguantes estoicamente. De ti depende. Ponte cómodo, respira. Quizás en una de éstas encuentres el camino directo a la felicidad. Sin rodeos, señales, ni peajes. O quizás nunca lo hagas. ¿Qué esperabas? ¿Quieres garantías? La única garantía es que no existen garantías. Ahoga saberlo, ¿eh? No pasa nado, tranquilo, abróchate el cinturón. Este viaje va a ser muy largo. 

18/7/14

Hola, hola.
Después de estos días locos, de esta "caló", de mis recientes 29 años y promesas por cumplir...vengo con novedades.

1) Aquí en la revista mexicana Ombligo.

2) Aquí la última reseña que he escrito: Breve enciclopedia de la infancia , de Emilio Gavilanes.

3) Una ilustración bonita porque sí que muestra lo que voy a hacer ahora mismo.



¡Feliz verano!

6/7/14



Voy a mudarme a Júpiter o a aquel pequeño planeta que ya ni siquiera se estudia en las escuelas. Voy a ponerme un anillo de Saturno en el dedo anular y andaré luciéndolo radiante por toda la vía láctea. Que no, Marilyn, que los diamantes no
 son el mejor amigo de la mujer: lo que se lleva ahora es de otro planeta.

Pasaré las vacaciones de verano en Neptuno, en un chalet con vistas a Mercurio. Evitaré la arena pegada en los pies a toda costa. Los cubitos, las palas y el viento de levante. Cuando comience a morir la tarde, cogeré una estrella del cielo, la lanzaré a la tierra y sonreiré cuando algún niño la encuentre transformada en la orilla. ¿O qué os pensabais?

En invierno iré flotando hasta Venus. Allí no voy a necesitar estufa. Organizaré expediciones a Urano, tomaré el sol en Marte.

De vez en cuando una llamada a la tierra: “Hola, ¿qué tal? I’m floating in a most a peculiar way”, como diría David Bowie. Y colgar rápido porque las llamadas interplanetarias salen realmente caras.

Quizás me compre una nave de segunda mano con combustión de polvo de estrellas para visitar Tritón o Andrómeda. Si tengo frío por las noches me acurrucaré en un cráter de la luna. Dibujaré alguna constelación que me recuerde a la posición de tus lunares y si me da por echar de menos, suspiraré para que las estrellas se vuelvan fugaces.

No creo que allí arriba necesite un pasaporte. Si vienen a abducirme para llevarme de nuevo a la tierra formaré un ejército de alienígenas. Que no, que voy a quedarme un rato flotando por el universo. Lo mismo vuelvo encima de un cometa.

4/7/14

Norbania 5.

Ya podéis adquirir Norbania 5, número de la revista en la que tengo el gusto de participar junto a maravillosas escritoras, fotógrafas e ilustradoras extremeñas.
En Cáceres: Librería Álvaro, Cervantes, Boxoyo, El Buscón, Libros y Café, Marisol. 
También en Internet: http://www.norbanova.es/